Bailar brinda al ser humano múltiples beneficios posológicos. De acuerdo con los psicólogos evolucionistas, el papel fundamental del baile es el de favorecer las relaciones sociales porque vincula a las personas emocionalmente más allá de las habilidades lingüísticas.

Nacemos con una tendencia natural de movernos con el ritmo de la música; esto se da en todas las culturas Winkler (2009). Es muy conocido que la actividad física es beneficiosa para la salud, la circulación, la respiración y cuando bailamos sucede lo mismo, además nos beneficia a nivel emocional y psicológico.

Beneficios:

  • Ayuda a conectar con uno mismo: se despiertan fantasías y emociones con el movimiento; lo que facilita la expresión de emociones, sensaciones y estados de ánimo que la persona no sabía cómo expresar con palabras y es a través del movimiento que aflora. Se puede conectar con las emociones básicas de amor, enojo, rabia, temor, frustración, alegría ayudando de esta manera a canalizar lo que la persona vive dentro del día a día de una manera sana.
  • Ayuda a conectar con los demás: como es una actividad social se tiene directamente que relacionar con otras personas, es un punto de encuentro para desarrollar habilidades sociales. Agente socializador: esto se puede ver en las fiestas de 15 años, o reuniones de adolescentes (conocer gente y bailar van de la mano).
  • Mejora el estado de ánimo: es una distracción placentera y relajante que hace disfrutar casi a todo el mundo. Encontramos sonrisas en el rostro o la gente se pierde en tipos de expresiones… se van, se desconectan por un momento de sus preocupaciones. Reduce estados de tensión, se obtienen estados de bienestar. Induce a la ALEGRÍA, AUMENTA VITALIDAD, MOTIVACIÓN, ILUSIÓN POR LA VIDA, POSITIVISMO.
  •  Mejora autoestima y seguridad en uno mismo: porque ayuda a establecer relaciones sociales con otros, beneficia a vencer el miedo al ridículo, cada paso que se logra aprender o la coreografía da estima, porque es una aptitud alcanzada que da autoestima y auto concepto.
  • Favorece la memoria, previene envejecimiento cerebral: el baile flamenco, por ejemplo, requiere conocimiento de patrones de música de tiempo, de conteo, de diferentes ritmos o palos, de rutinas, qué va antes, qué viene después, silencios y contratiempos… esto hace que memorices y que la mente esté atenta y alerta… todo tu sistema alerta. Es un circuito activo de neuronas trabajando a favor de una coordinación perfecta expresada a través de cuerpo, en la que pones sentimiento y una intención. Es toda un arte con escuela que requiere ensayo, entrenamiento, ciencia, respeto, disciplina y seriedad. Proporciona la capacidad de vencer desafíos mentales que son claves para mantener agilidad cerebral.
  • Ayuda con la habilidad de toma de decisiones: Peter Lovalt exbailarín profesional a través de la improvisación.
  • Aumenta la inteligencia: Verghese (2003) aumenta la sinapsis cerebral (unión de conexiones)
  • Aumenta la memoria: evita la degeneración del hipocampo, ejercicio aeróbico de bailar y aumenta la protección del hipocampo.

“El baile es medicina a través del ritmo, espacio, energía, forma, y tiempo que viste el cuerpo de sustancias que curan las dolencias físicas y los dolores del alma”.

Sígueme en
Sígueme en

© Claudiacuyun.com 2022. Todos los derechos reservados.