Definición: alteraciones conductuales relacionadas al acto de comer y a la imagen corporal; han sido considerados como entidades estrechamente ligadas a la idolatría por la delgadez, aunque la historia revela que han existido desde tiempos remotos.

Criterios diagnósticos para anorexia nerviosa (DSM-IV-TR)

Rechazo a mantener el peso corporal igual o por encima del valor mínimo normal, considerando la edad y la talla (por ejemplo, pérdida de peso que da lugar a un peso inferior a 85% del esperado, o fracaso en conseguir el aumento de peso normal durante el período de crecimiento, dando como resultado un peso corporal inferior a 85% del peso esperado).

a) Miedo intenso a ganar peso o a convertirse en obeso, incluso estando por debajo del peso normal.

b) Alteración de la percepción del peso o la silueta corporales, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que comporta el bajo peso corporal.

c) En las mujeres pospuberales, presencia de amenorrea; ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos (se considera que una mujer presenta amenorrea cuando sus menstruaciones aparecen únicamente con tratamientos hormonales, por ejemplo, con la administración de estrógenos).

Especificación del tipo

Tipo restrictivo: durante el episodio de anorexia nervosa, el individuo no recurre regularmente a atracones o a purgas (por ejemplo, provocación del vómito o uso excesivo de laxantes, diuréticos o enemas).

A la fecha se han considerado diversos factores que pueden elevar el riesgo para que una persona desarrolle TCA, entre los que se han mencionado a:

la menarca temprana, el haber padecido sobrepeso u obesidad en la infancia,

las burlas respecto al cuerpo de parte de hermanos o compañeros en la escuela,

los comentarios adversos concernientes a la forma de comer o al cuerpo, provenientes de los padres, y el hacer dietas restrictivas.

 Los estudios que se han ocupado de esta área han obtenido resultados diversos y controvertidos. Recientemente se publicó un estudio prospectivo que incluyó a 1 103 adolescentes que fueron seguidas a lo largo de tres años, el cual detectó que la preocupación por un cuerpo delgado y la presión social son factores de riesgo importantes para el desarrollo de TCA en adolescentes.

Factores psicológicos

En este campo, las investigaciones pertinentes han asociado ciertos rasgos de personalidad con algún trastorno alimentario específico. A la anorexia nervosa se le ha relacionado con el perfeccionismo y la rigidez.

Factores familiares

No se ha demostrado a la fecha una relación causa-efecto entre la psicopatología familiar y los TCA. No obstante, en la práctica clínica es evidente que existen fenómenos inherentes a la dinámica familiar que pueden mediar o mantener el TCA, complicando enormemente su tratamiento. La familia pues, se convierte también en sujeto de evaluación y tratamiento en los casos que lo requieren.

Los estudiosos en este campo han elaborado el modelo sistémico que considera a la anorexia nervosa como el síntoma de una familia enferma y desde este enfoque se han propuesto diversas estrategias para su tratamiento.

Factores socioculturales

Es de destacar que la influencia sociocultural tiene un papel disparador y mantenedor de las conductas alimentarias anómalas.

El culto a la delgadez como sinónimo de autocontrol y de éxito es un fenómeno omnipresente y desencadenante de la realización de dietas restrictivas, que, como sabemos, constituye en sí un factor de riesgo para el desarrollo de patologías alimentarias.

Los predictores pronósticos más consistentes son:

1. Edad de inicio temprana.

2. Intervalo breve antes de la hospitalización.

3. Menor número de hospitalizaciones.

Mal pronóstico:

1. Peso muy bajo.

2. Duración prolongada de la enfermedad.

3. Anormalidades premórbidas clínicas o del desarrollo.

4. Presencia de conductas purgativas.

5. Disfunción familiar.

Sígueme en
Sígueme en

© Claudiacuyun.com 2022. Todos los derechos reservados.